Fe de Ratas. La Pulicación 10

Sor Gertrudis y Fray Bartolo

Comunity Manager, supervisores de calidad de la publicación y probadores de productos del Vatiano

Fe de ratas

1. Errata de la fétida báñez

Que la Fétida no tiene muchas luces ya lo sabíamos. En el número anterior dio unos datos erróneos al confundir el sueldo mensual de los trabajadores de Inditex con el sueldo anual de sus dos jefazos.

Si se repartiera el sueldo de éstos entre todos no se duplicaría el de los 160.000 trabajadores del grupo, “solo” subiría un 8%. No está nada mal, pero nosotros insistimos: se podría también nivelar los sueldos del consejo de administración y algunos otros directivos hasta duplicar los de los trabajadores. Así no habría errata.

2. “La publicación” en la fnac?…

Nos informa un amigo que ya se puede comprar La Publicación en la FNAC. No, no es que deje de ser gratuita ni que la distribuya la FNAC. Dios no lo permita, nunca distribuiríamos en un badulaque francés que se llame“Federación Nacional de Compra de Ejecutivos” (¿Tiene ejecutivos? Pues póngame cuatro troceados para paella, jeje). Es que nos dice que un chaval la vende en la puerta. Le hemos explicado que ésa es El Trastero, una revista ácrata/poética “que se ríe por no llorar” (un abrazo para los compis del Trastero, se os quiere). Pero insiste en que sí es la nuestra. Así que ahí va nuestro Comunicado muy serio al joven emprendedor:

“Chaval, si estás “reciclando” revistas gratuitas de garitos para venderlas a la puerta de la FNAC, ¡NO LO HAGAS! No jodas, tío, que luego tenemos que ir reponiendo nosotros en los locales de donde te las llevas. Mejor nos las pides (contacto en pág. 3) y te daremos un taco pa ti, para sacarte unos leurillos. Siempre habrá quien pague por algo gratis (y más en la FNAC). Nosotros estamos a favor de que los negritos se busquen la vida en el Top Manta, ¿cómo vamos a quejarnos ahora por lo tuyo? Al contrario”. Y suerte.

3. Ya tenemos un pie en Picassent

En el nº1 de dijimos que nacíamos con dos objetivos. Primero, caerle mal a todo el mundo. Ha sido un completo fracaso (ver la Carta del Becario). El segundo, pasar las Navidades de 2017 en Picassent. Éste no lo hemos conseguido porque la justicia es lenta de cojones, ¿pero sabeís qué? ¡Ya tenemos un pie dentro! Rafa Blasco (nombre ficticio de un antiguo compi de cuando nos endrogábamos en las Casitas Rosas), deja algunos ejemplares en el bar para que reclusos y familiares se entretengan. Nos enviará fotos.∫

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *