Desaparecen Pinedo, el Saler y la Albufera

Dentro de 25 años todos calvos:

LP13-Enero 2019. Un informe interno de la Autoridad Portuaria al que hemos tenido acceso describe el impacto que provocará la actual ampliación del puerto en los próximos 25 años: ingentes depósitos de arena al norte y erosión desenfrenada al sur debido a la afectación sobre las corrientes marinas que supone la barrera de las nuevas dársenas mar adentro. En cristiano: esto se va a la mierda.

Aurelio Martínez, presidente de la AP, ya negocia con los alcaldes de varios municipios de l’Horta Sur la adquisición de terrenos para el Nuevo Puerto Valencia 2050 y, de paso, “para unos adosaditos en primera línea de playa”. Todos están ansiosos por tener su paseo marítimo, y la Ford e Ikea ya han pedido embarcadero propio.

Dice Joan Ribó que en el kilómetro largo de arena ganado al mar se podrían construir unas cuantas torres de 30 alturas. Giuseppe Grezzi se opone firmemente a menos que se haga un carril bici del hotel Las Arenas hasta el agua. Mª José Catalá, la lideresa del PP, dice que si se aleja tanto el mar, hará la prolongación de Blasco Ibañez y será una autopista de pago.

Desaparición de la Albufera

La línea de playa retrocederá en hasta 1,2 km y afectará hasta Port Saplaya y el puerto actual quedará obstruido. Cualquier intento de drenaje será inútil. Al sur, desaparecerá Pinedo, el Saler y la barrera de dunas de la Albufera, que quedará invadida por el mar. Masanasa, Catarroja, Beniparrell y Silla se convertirán en ciudades costeras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *