Nace «querubines y serafinas»

QS-fiestaLa nostra maredeueta, verge dels desamparats, amadrina una “start-up” infantil

Hace 25 años nació La banda de Pato y Lula para acompañar a l@s más peques en el Conocimiento del Medio Ambiente desde las páginas de una conocida editorial valenciana. Es posible que algun@ hayáis estudiado con ell@s, e incluso recordéis algunas gamberradas que pasaron inexplicablemente la censura de lo políticamente correcto.

Ahora, celebrando el Año Mundial de la Infancia, estos personajes vuelven como sus propi@s hij@s (maravilla de los dibujos y de la ficción). El futuro no ha sido el que esperaban sus padres y madres pero lo que no mata nos hace más fuertes, como dicen los marranos, y los que han sobrevivido están afilando ahora, como dice la canción, sus dientes de leche bajo los sillones de sus señorías, eminencias, excelentísimas y demás potentados.

Tras su paso por Lanzadera, la «aceleradora de empresas» del gran empresario y filántropo Juan Roig, estos jóvenes emprendedores de entre 6 y 9 años acaban de fundar la Sociedad Cooperativa Infantil «Querubines y Serafinas» amadrinada por la Nostra Verge dels Desamparats.


Entrevista con Elena, RR. PP de Q&S

Hola, ¿cómo surgió la idea de Q&S?

Léete nuestro historial. Algo teníamos que hacer. Nos apuntamos al programa Lanzadera para jóvenes emprendedores y creamos una Start-Up. Con una idea  tan original, se nos abrieron todas las puertas.

¿Con 7 años?

Mozart ya componía con 4, y te aseguro que en lo nuestro tenemos mucho talento.

¿Cuáles son vuestros objetivos?

Lo primero es poder ofrecer unas condiciones de vida dignas a niños y niñas castigados por una sociedad injusta y demencial. La declaración de Derechos del Niño, la Constitución Española, todo eso es papel mojado cuando te echan de tu casa con 2 o 3 años, cuando tu única comida al día es la del colegio, cuando te mueres de frío en invierno, en casa y en clase, o cuando te secuestran en la cuna para venderte a gentes con “posibles”. Nosotros les ofrecemos un entorno seguro, alojamiento y un salario de 2.500 en 14 pagas que pueden entregar a sus tutores o ingresar en una cuenta numerada en Suiza. Lo que prefieran.

¿Como funciona el negocio?

Trabajamos en dos áreas. La primera es la concienciación. Hacemos charlas en guarderías, nos reunimos en los parques… Utilizamos elementos educativos como canciones, juegos, cuadernos para colorear,… Por cierto, en colaboración con La Publicación, el Suplemento nº2 será uno de esos cuadernos.

La segunda, que es nuestra actividad empresarial, es lo que llamamos justicia social con un toque poético. En resumen, castigamos a los malos. Funciona así: nos envían casos de injusticias y abusos, decidimos un castigo proporcional y abrimos un crowfunding. Una vez recaudada la cantidad necesaria, procedemos a su ejecución. Bueno, no literalmente, o no siempre: somos muy imaginativos y un poco crueles. ¡Claro, como somos niños!

¿Puedes hablarme de alguna de esas“actuaciones”? ¿Habéis hecho muchas?

Como comprenderás no puedo dar detalles. Pero quiero resaltar que somos la única empresa formada por y para menores: tanto la plantilla como nuestros clientes tienen menos de 10 años. Dicho esto, no somos la única empresa de este tipo en España. Nos llegan constantemente peticiones sospechosas de gente que se hace pasar por menores. Rechazamos en su momento encargos que sin embargo se llevaron a cabo unas semanas después: Miguel Blesa, Rita barberá, Fco. J. Yáñez, Mª del Mar Rodríguez, Isidro Cuberos,… la lista es interminable, curiosamente toda de imputados en casos de corrupción y a punto de declarar. Quiero dejar claro que en Q&S no nos metemos en esos fregados.

Te expresas muy bien para tener 7 años

¡Coño, como que soy un dibujo y la entrevista la estás contestando tú!QS-pintura-acido


Entrevista con Juan Roig

Sr. Roig, ¿no le parece un poco extraño que su Aceleradora de start-up promueva una empresa de sicarios infantiles?

¡Por favor! En Q&S no se ejecuta a nadie, o al menos eso me han asegurado. Es cierto que sus actividades son a veces un poco radicales, pero aplican rigurosamente dos principios que comparto. La igualdad y la proporcionalidad. Que alguien que ha robado 30 millones eluda la cárcel con medio millón de fianza mientras que a quien roba 80 le caen 2 años y medio, ni es equitativo ni es proporcional.

¿Y no tiene miedo de encontrarse un día entre sus objetivos?

Lo he pensado alguna vez. Lo cierto es que un día me comentaron que habían recibido una petición en ese sentido pero que la habían rechazado. Dicen que el mundo es mucho más interesante conmigo en él. Hasta me han puesto un mote: me llaman “su pequeña Clarisse” y a veces hacen un ruido como de sorber saliva, no sé por qué, y se ríen.  Es un poco inquietante, pero confío en ellos.


Entrevista con la verge dels desamparats

Divina Señora, de protectora de los desamparados a Virgen de los sicarios, aunque sean infantiles, ¿no es un cambio un poco radical?

Mira hijo mío, después de tantos años se me han hinchado los ovarios y no tengo el chichi para más espíritus santos.

Pero entonces eso es caer en la barbarie, justificar el “ojo por ojo, diente por diente”… ¿Dónde quedan las enseñanzas de Cristo?

¿Barbarie? Piensa en la guerra de Troya. Cuando Elena se fugó con Paris, lo que tenía que haber hecho Agamenón es jorobarse. Ajo y agua. Pero si te pones, secuestras a la mujer del rey de Troya y santas pascuas. No arrasas la ciudad, violas y matas a miles de hombres, mujeres y niños (por ese orden). “Diente por diente”, no por la dentadura entera. Cuando la justicia pierde la proporción deja de ser justa.

Por ejemplo, si solo los desahucios han provocado aproximadamente unos 10.000 suicidios desde el inicio de la crisis, no vas a ejecutar a todos los directores de bancos por ello, si acaso solo 10.000. Aunque ahora que lo pienso, no sé si hay tantos. En fin, como dijo Aristóteles, la virtud está en la moderación. Y en la proporcionalidad.


Pato quería ser peón de obras, como su padre. Hacer zanjas en pleno agosto. Doblar el lomo sudoroso y mostrar la hucha, pico en mano, entre litrona y carajillo. Le fascinaba esa capacidad para crear el caos con solo un par de vallas y un martillo neumático.

Abandonó los estudios de ingeniería en 2004 para dedicarse a esta subversiva actividad hasta que la crisis y los recortes en los presupuestos municipales lo mandaron al paro. Con 27 años, sin estudios, con un bebé y desahuciado, se tiró a las vías del tren una tarde de enero de 2011. Ahora su hijo Pato jr. (8 años) es director de recursos humanos de Q&S.

Lula quería ser conductora de la EMT como su padre, pero sobre todo quería ser sindicalista como él y defender a sus compañeros y sus familias. Y también grafitera. Era una virtuosa del spray hasta que, en la huelga general de 2012, fue apaleada por antidisturbios y acusada de desobediencia, resistencia y agresión a la autoridad. Le cayó cárcel y una multa desorbitada que arruinó su vida. De nada sirvió que las grabaciones demostraran que todo era un montaje policial. Había orden de reventar la huelga y amedrentar a la gente, y se cumplió. Ahora su hija Lula jr. (7 años) es jefa de planificación de Q&S.

Antonio jr., «el gitanito Antón» (6 años)  vivía hasta 2017 con su abuela en un piso sin agua ni luz del Bloque Portuarios porque en 2015 el ayuntamiento los echó del bajo en ruinas que su padre Antonio había ocupado y reformado hace doce años. Los echaron a la calle y lo llamaron mediación social. Ahora Antonio jr. se encarga de la logística e infraestructuras de Q&S y tiene su propia casa donde vive con toda su familia.

Elena tuvo una infancia feliz. Vivía en una bonita casa con jardín. En 2007, su madre le confesó que era “adoptada”. Descubrió que su madre biológica, una mujer analfabeta y sin recursos, había fallecido por sobredosis en 1995 sin poder superar la desaparición de su bebé. Un destino apenas mejor que el de su abuela Elenita, que con 18 años y madre de una pequeña fue violada, asesinada y echada a la fosa común de la Sección 7ª Derecha del cementerio de Valencia a finales de 1939, junto con otros 5.038 represaliados. Elena, activista por los Derechos Humanos, desapareció durante la represión del campamento de Gleim Izik (Sáhara Occidental) en 2010. Ahora su hija Elena jr. (7 años) es responsable de administración y RR.PP de Q&S.

Margarita jr. (8 años) quedó paralítica al intentar impedir una de las muchas palizas que su padre le propinaba a su madre Margarita. Ésta también quedó impedida tras el atropello de un alto cargo político con exceso de velocidad y alcohol, de ésos que no permiten que se les diga cuanto vino pueden beber al volante. El agresor fue condenado y luego indultado por el gobierno. La abuela Margarita, también impedida, fue una de las daminificadas por el aceite de colza. Confiesa con una amplia sonrisa que en su familia se gasta más en neumáticos que en comida. Ahora Margarita jr. es community manager de Q&S.

Contaba 9 años en 1993 Mamadou Gueye, «Basilio» para sus amigos. Solo sabía que era negro y había venido de África con su madre. Ella desapareció una noche en una de las rotondas de Pinedo y de ella nunca más se supo. Basilio trabajó en la recogida de la naranja y en los invernaderos de Almería, donde tuvo un hijo (Basilio jr.) y se casó. En 2010 su mujer también desapareció inexplicablemente. En 2011 cayó en Valencia en una de las redadas racistas que se cometen periódicamente en la ciudad. Tras 20 años en España pero sin papeles, lo llevaron al CIE de Zapadores y lo deportaron a Senegal al mes siguiente. El pequeño Mamadou jr. fue llevado a un orfanato. En uno de los intentos de volver a España, Mamadou fue tiroteado por guardias civiles en Ceuta y se convirtió en uno de los 15 asesinados en El Tarajal en 2014.

En 2015 Mamadou jr. se escapó del orfanato dirigido por un sacerdote cariñoso en exceso y se unió a Q&S, donde es ahora jefe de operativos.

Completan el equipo fijo Encarna en contabilidad, el alemán Germán (Hermann) en I+D+i, los perros Chucho y Pipo en seguridad  y el gato Manolo en motivación  y terapias antiestrés.QS-Pipo

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *