Participa en la campaña por la vuelta de la censura

Kissinger bromeando con Carrero Blanco¡Un poco de seguridad jurídica, por favor!

LP 2-Febrero 2017. Era inevitable, tenía que pasar: desde diversos colectivos y asociaciones, entre los que se cuenta Amercan Rights Watch, Amnistía Internacional o Jueces Para la Democracia, se ha abierto una campaña de recogida de firmas en Change.org para que vuelva la censura.

Según el portavoz de Reporteros Gráficos sin Carretes, «Antes presentabas unas fotos, un guión o qué sé yo en la Oficina de Censura, y había algún personaje inteligente y con estudios, como Camilo José Cela, que te llenaba el documento de tachones y si no te “salías del guión”, tenías cierta seguridad jurídica. Ahora te dejan expresarte esperando a que muerdas el anzuelo y cuando te confías tiran del sedal y te enganchan los belfos, el estómago y hasta los huevos con multas multimillonarias o años de cárcel. Y lo hace gente como el ministro del Interior, que no sabe ni leer, ni escribir, ni siquiera sabe hablar».

 

Consultado a través de la ouija, al enterarse de las penas denuncias tan estrafalarias como “llevar un bolso que dice que todos los gatos son bonitos, comentarios de una menor diciendo que le daría vergüenza ser policía (antidisturbios), fotografiar a policías golpeando gratuitamente a niños y ancianos o simplemente conversar en grupos en un parque público” puede conllevar multas de hasta 30.000 euros o varios años de cárcel, en plena “democracia”, el difunto Caudillo manifestó: «Hostitú, me he cagao hasta yo…».

No es que me importe mucho ya que soy un indigente, no tengo posesiones y me han ofrecido en La Publicación comida y techo a cambio de ser el testaferro, el cabeza de turco, el saco de los golpes o como queráis llamarlo, por si les viene alguna denuncia surrealista y estrafalaria. Incluso me vendría bien porque me han comentado unos amigos que en Picassent se come mejor que en la Beneficiencia. Pero sí, que me sumo a la campaña, porque no hay derecho, con el filón de noticias para partirse el ojete y que no nos dejen ni bromear.

[firmo]

«Con la Ley Mordaza me he cagado hasta yo, que hice un chiste sobre Carrero Blanco». F. Franco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *