Venezuela: Mía o de nadie

Crónicas de un fracaso

LP13-Enero 2019. Llega otro histórico 8 de marzo. Vinimos para quedarnos, para ampliar nuestros derechos y hacer efectiva la igualdad entre hombres y mujeres por mucho que se empeñe la caverna. Ni un paso atrás. Y por eso reivindicamos que la revolución será feminista o no será y que el feminismo será revolucionario. Por mucho que las Thatcher, las Cospedal o las Botín hayan “roto el techo de cristal”de la hijoputez, queremos un feminismo de clase, antiracista y antiimperialista. El 8 de marzo es el día de la mujer trabajadora.

Feminizar la política ante un imperialismo machista capitaneado por un putero, violador y asesino, Donald Trump, que considera que las demás naciones son de su propiedad, que están ahí para ser usadas y abusadas. Intenta poseerlas con amenazas y engaños como Argentina, Brasil o Ecuador, y cuando no lo consigue, las asesina, las destruye. «Si no eres mía no serás de nadie» o «Antes muerta que libre». Afganistán, Irak, Siria, Libia,…

Mientras los vecinos cierran las puertas y ventanas, se tapan los oidos y murmuran «No nos metamos donde no nos llaman». O peor aún, «Algo habrá hecho», y como el gobierno de Pedro Sánchez y la chusma derechista y la UE en pleno, opinan que se lo merece por ser “demasiado digna”, por no doblegarse, por no tener la cena puesta y los niños limpios, por no cumplir calladita con sus obligaciones maritales (griego incluido), que es lo que hacen ellos para el señor de la casa.

Trump acaba de declarar que abandonan Siria porque los EEUU han conseguido acabar con el ISIS. El zorro y las uvas. Primero: el ISIS eran ellos con turbante. Segundo: los han echado los sirios, con la ayuda de Rusia, Irán y Turquía. Se piense como se piense, guste o no, ésos son los hechos. Ahora se revuelven como una bestia herida contra Venezuela. El dilema consiste en si podrán convertirla en otro Brasil o intentarán destruirla como Siria o Libia. Por eso, nosotros no debemos ser equidistantes. Apoyamos la democracia, la independencia de Venezuela y rechazamos la ingerencia extranjera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *