Camps, el ninot indultat

Camps caganer ninot indultatUn año más, las Fallas acabaron siendo pasto de las llamas. Bueno, salvo el ninot indultat, que vuelve a ser el mismo de siempre. Para odiar todo lo que huela a catalán, como se vio en su comparecencia parlamentaria, el Señor de los Trajes es un poquet caganer. Así que pusimos fin a la fiesta con una práctica típica de la chiquillada: plantarle un masclet a una bona caguerà bien gorda y untuosa y prender la mecha…

Antes del preceptivo «Senyor pirotècnic, pot començar la mascletà», la Padme, que no pierde ocasión de instruirnos, nos explicó que la figura no versa sobre corrupción sino que ilustra una profunda reflexión sobre las categorías filosóficas del ser en acto y ser en potencia de Aristóteles, sobre el concepto de la “esencia inmutable del ser” de Parménides y el “fluir constante de la materia” de Heráclito, concretado en la pregunta: «¿Es el PP de Isabel Bonig una mierda continuación del de Francisco Camps, carne de su carne y ‘fruto de sus entrañas’, o por el contrario un nuevo partido renovado y una pobre víctima inocente que sufre un lodazal de defecaciones de la cúpula anterior?». El experimento es simple: si la detonación cubre las paredes de sangre y sesos, significa que la boñiga era un ser con entidad propia, diferente y diferenciado. Que Dios lo tenga en su Gloria. Si por el contrario todo el estucado es mierda (o sea caca, con perdón) confirmará lo que sospechábamos: que es “más de lo mismo”. O “lo de siempre”, como queráis llamarlo.

Pues nada, nos hemos puesto manos a la obra; el Sauron le ha metido un masclet tamaño bratwurst a la lideresa y… para nuestra sorpresa, ni sesos ni heces. Ha aparecido un curioso personaje vintage que no cesaba de repetir: “Sí, pero yo no robo”.

NaranjitoLe hemos preguntado su opinión sobre la degradación y privatización de las pensiones, sobre las reformas laborales que arruinan a los trabajadores, sobre la ley Mordaza, las multas y cárcel por opinar o hacer chistes, sobre los recortes en sanidad, en educación, en dependencia, sobre los rescates bancarios  y de empresas privadas que están saqueando los fondos públicos, sobre la compra masiva de armamento y el adoctrinamiento en las escuelas, sobre los homicidios de inmigrantes… la respuesta ha sido siempre la misma:

–«El gobierno no lo está haciendo mal pero es un poco corrupto. Yo soy hijoputa por convicción, no por interés, las cabronadas las haré gratis».

–«¿De verdad que no va robar?».

–«Os prometo que  no, pero votadme y se va a cagar la perra».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *