Cero más, cero menos…

En el nº anterior dijimos que el Gobierno en funciones, en boca del petardo de José Luis Ábalos, amenazaba con multar con 90.000€ a la ONG propietaria del Open Arms si seguían rescatando a personas en el Mediterráneo. Eso, además de despreciar al capitán del buque con insultos más propios de Vox que de un “socialista” (con perdón).
El Sauron al enterarse dijo: – «¿90.000? Això ho pague jo, serà per diners…». Pero en la noticia se nos cayó un cero (la tecla falla un poco). En realidad son 900.000€ de multa y el secuestro del barco.
Pero hay más: también dijimos que la acogida de los refugiados del Aquarius el verano pasado, entre “Bienvenido Mr. Marshall” y “Plácido (siente un pobre a su mesa)” apestaba a paripé, a falso, a montaje mediático, a fallorfa. Ahora, sin luz ni taquígrafos, están denegando los permisos de residencia a la gente que fue acogida y está intentando rehacer su vida. Eso deja al gobierno “en funciones”en bastante mal lugar y los retrata como lo que son: unos