Cuando se llama libertad al disparate

Se aprueba la enseñanza de asignaturas absurdas si lo piden diez alumnos

Hasta ahora la gente normal, y disculpad que no me incluya, ha reivindicado que se saque a la religión de las aulas. Que el adoctrinamiento religioso, tan respetable como cualquier teoría absurda que uno quiera creer, se reduzca al ámbito de lo personal y a los lugares de culto que cada uno tenga a bien sufragar con su bolsillo particular.

O todos o ninguno

A partir de ahora, aunque solo para la religión musulmana, se podrán dar clases de otra religión diferente a la católica si lo piden al menos 10 alumn@s de una clase. Extremadura ya está implementando la medida, que se va a extender a todo el país. Los mandamases de la Iglesia católica, antes muertos que sencillos, han aplaudido la ley: prefieren compartir el poder antes que perderlo.

Llamadme aburrido o aguafiestas, pero creo que sería más provechoso para la formación de los jóvenes y las jóvenas que se le dedicara más atención a la filosofía, las humanidades, las artes y las ciencias que a inculcar como verdades las alucinaciones de ciertos señores (probablemente bajo la influencia de alguna droga). O como mucho, debería estudiarse como patología en las facultades de Psicología o Medicina.

Pero si no hay más remedio, lo lógico y lo democrático es que la ley amparara no solo el Islam sino cualquier religión que consiguiera el quórum de diez alumn@s. Así que he recopilado alguna de las religiones más divertidas del mundo para que profesores, alumn@s y ampas puedan solicitar su enseñanza en las aulas.

La Iglesia de Bob Esponja

Adoradores del personaje de dibujos animados bob Esponja. Su doctrina se basa en la absorción, lo amarillento y la porosidad como características divinas. Valoran la simpleza, la confianza, la autoestima, la generosidad y la tenacidad. Uno de los objetivos de la iglesia es llegar a tener algún día una organización centrada.

La Iglesia Maradoniana

Adoradores del futbolista argentino Diego Armando Maradona y su Iglesia Futbolística. Si sus adeptos siguen sus preceptos llegarán a ganar al Copa Intercontinental (el cielo). Si no, podrían bajar a Segunda División (el infierno). La mayor blasfemia es decir «como futbolista es un dios pero como persona…».

Budismo

Adoradores de un príncipe rico y gordo que nunca hizo nada en su vida y animó a la gente a seguir su ejemplo. Y a servirle en todo, por eso el dios es obeso y sus seguidores escuchimizados y canijos. Tenía unas orejas enormes, símbolo de sabiduría. Es también el dios del sedentarismo, la grasacota, el culopanderismo, los huevos cuadraos y la industria farmacéutica.

Islam

Esta religión castiga con la muerte a quien cree una imagen de su Dios, por eso nadie lo ha visto. Es muy moderna: es la primera en conceder derechos civiles a un robot. Por encima del derecho de las mujeres, que en Arabia siguen siendo “mamíferos sin alma”.

Cristianismo 1.0

Fundado hace 5.000 años por el actor Charlton Heston, presidente de la Asociación Nacional del Rifle de Judea, a partir del Dios de los judíos, siguen al pie de la letra el Antiguo Testamento, que santifica el exterminio de la Humanidad para gloria del Pueblo elegido por Dios: los judíos o cualquiera: el complejo militar-industrial de EEUU y las corporaciones farmacéuticas.

Cristianismo 2.0

Adoradores de un pobre chaval al que torturaron y mataron hace 2.000 años, se reunen todas las semanas para beber su sangre y comer su carne. En la ceremonia de captación visten a los nuevos adeptos de novias y marineros.

Pastafarismo

Christopher Schaeffer, concejal pastafari de Ponfret, Nueva York, jurando su cargo con una escurridera sobre la cabeza, tocado oficial del sacerdote pastafari.

El Estado se niega a legalizarla argumentando que es una doctrína paródica que solo pretende ridiculizar a las demás religiones.

Es una religión surgida en EEUU hace unos 15 años, fundada por Bobby Henderson, un científico indignado por que se enseñara el creacionismo en las aulas al mismo nivel que la biología evolutiva.

Su dios es el el Monstruo Espagueti Volador Manesvol, que creó el universo hace 6.000 años. El primer día creó la tierra y un volcán de cerveza en su centro. Pilló tal borrachera que el segundó día no recordaba nada y volvió a crear la tierra otra vez. Sus seguidores visten de pirata y sus sacerdotes llevan un colador para pasta en la cabeza. Se reúnen, como otras religiones teofágicas como el cristianismo, para comerse a su Dios: espaguetis con albóndigas, regado con abundante cerveza. Para el pastafarismo también existe el infierno, donde del volcán emana cerveza caliente y desventada. Abogan por el buen rollo, la cordialidad y la solidaridad acompañados de cierto hedonismo

En España todavía no ha conseguido su legalización debido a que la administración “no ve clara su fe y nota alguna intención paródica” aunuqe sus estatutos están copiados de la religión “Odinista” que sí es legal (sí, ésa que venara el dios del Trueno de Asgard. El pastafarismo sí está reconocido en otros países como Austria o Nueva Zelanda, donde incluso pueden celebrar bodas.

Como religión, me parece más sana que el cristianismo o el islam para enseñar en clase.

Otras

Quedan todavía muchas religiones divertidísimas, como la Iglesia de la Eutanasia, que preconiza el suicidio, el aborto, la eutanasia y la sodomía para acabar con el género humano (lo de la sodomía no es por vicio, es para poder tener sexo sin procrear); las iglesias personalistas que adoran a personajes como Elvis Presley, Chuck Norris, el duque de Edimburgo…, la Iglesia del Unicornio Rosa; Brahatmaraniyú, una iglesia unificadora cuyo dios es hijo de Yahvé, sobrino de Buda, primo de Alá, nieto de Zeus y vecino de Pachacámac, los flipados de los Seres de la Luz, la Cienciología, los Testigos de Jehová o los Mormones; incluso la Iglesia Jedi, del que fui  un jefazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *