¿En serio queréis recuperar la confianza?

No sabemos si es que no os habéis explicado bien pero…

megazurullo

A la izquierda, la proyección de los arquitectos del mega-complejo hotelero que el ayuntamiento quiere construir junto al edificio del Reloj del puerto de Valencia. 30 plantas de habitaciones de lujo. En el cento, el diseño de Santiago Calasparras, con su típico “trencadís” que se cae a pedazos. A la derecha, el remate, también típico del arquitecto, para mayor gloria del alcalde, cual Coloso de Rodas, y con iluminación nocturna para asombro de los cruceristas que lleguen de noche al puerto. Te cagas.

Estamos de acuerdo con el ayuntamiento: el nuevo Plan Especial del Cabanyal  (PEC) que sustituye al Pepri de Rita es una basura. Pero si ni siquiera le gustaba al ayuntamiento, que nos expliquen por qué convocaron una asamblea para defenderlo.

Menos rehabilitación y más cemento, destruyendo el único jardín del barrio, no es lo que esperaban los vecinos. Una sola asamblea ha bastado para que se envainaran el PEC. Este barrio unido sigue dando miedo, pero ¿por cuánto tiempo?

Entre los que no van a tener tanta suerte está el Grao, que se va a comer con patatas un enorme zurullo de 30 plantas, entre el edificio del reloj y los tinglados. El alcalde Ribó ha dicho que el proyecto ya está aprobado, que es irrenunciable y bla bla blá, y estará perfectamente integrado en su entorno. Aquí os dejamos una simulación, a ver qué os parece.

Si piensas que no está tan mal, que la antigua terminal de cruceros era todavía más fea y cosas así, no sigas leyendo.

¿Sigues leyendo? Pues que sepas  que éste NO es el edificio proyectado. La Publicación ha tenido acceso a los planos reales del proyecto y a los datos de la licitación: promotor, constructora, arquitecto, etc. y se nos ha caído la chorra a cachos.

El mamotreto estará diseñado por Santiago Calasparras y construido por ABS, la empresa experta en derrumes y terremotos de Florentino Peláez. ¿Ahora qué opinas? Nosotros no cagamos duro desde que vimos los planos Con razón se conoce el proyecto como el megazurullo de la Marina. Ahora entendemos por qué Ribó aseguró que estará perfectamente integrado en su entorno: en el entorno especulativo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el circuito de la F1,…

La Publicación ha conseguido entrevistar al arquitecto, el artista antes conocido como “S. C.”:

LP. ¿Por qué se ha ofrecido a construir el mega-zurullo?

SC:  Me quedé con las ganas cuando rechazaron construir los rascacielos al final de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

LP. Y los andamios?

SC. Como mis obras se caen a cachos cada dos por tres, los dejaré puestos con la excusa de integrarlos en el diseño, como el trencadís, los tirantes metálicos y esas chorraícas.

LP. ¿Es cierto que tendrá partes móviles como sus otras construcciones, como el Ágora, el Hemisfèric,…?

SC. Jajaja, pero qué cabrones sois, como os gusta hacer sangre… sí, están en el diseño, pero ¿conoces alguna que me haya funcionado sin descacharrarse?

LP. Era pregunta obligada, perdón. ¿Y la cara del mono?

SC. El alcalde, que quería un edificio singular con el que se recordara su gestión. Como Rita ya tiene su Ciudad de las Artes…

LP. Pues le ha salido más tirando a Francisco Umbral.

SC. Ya sabéis que yo dibujo como el culo. ¿Alguna otra pregunta?

LP. Una última, ¿es verdad que se ha juntado con unos chapuzas en reformas y rehabilitaciones?

SC. Pues sí. Al principio ganaba pasta con mis diseños y las obras. Luego me di cuenta de que el negocio estaba en los sobrecostes. Pero ahora gano mucho más arreglando mis cagadas. A ver, arreglando tampoco. Ya lo entenderéis cuando os presente a mis nuevos socios en el próximo número, una subcontrata del Floren…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *