La comunidad judía indignada con las fallas de Valencia

Las fallas no son solo un evento festivo. Son la mayor manifestación de arte escultórico y cultura popular de España –y posiblemente del mundo en lo primero –, y un insobornable acto reivindicativo de libre expresión y crítica social, que reivindicamos desde La Publicación, a pesar de las comprensibles críticas que suscita entre muchos lectores y sin embargo amigos, especialmente entre los perros y los gatos.

La falla Arrancapins de Valencia (FacebookInstagram) presentó a la Exposició del Ninot una de las figuras de su obra representando un árbol de Navidad en crítica al genocidio que está perpetrando el Estado sionista de Israel en Palestina.

No sabemos si todos a una como Fuenteovejuna o alguna asociación en particular porque los medios no informaron al respecto, la “comunidad judía de Valencia” se quejó por el uso de la Estrella de David en la figura –que según dicen representa a todo el pueblo judío– para denunciar la actuación del Gobierno y el Ejército israelí. La falla ha incluido un texto, reproducido en la página siguiente, para evitar malentendidos y aclarar que la sospecha de que sea una obra antisemita es totalmente infundada.

Seguramente por desconocimiento de la idiosincrasia de la sociedad valenciana en general y del mundo fallero en particular, dicha “comunidad” amenazó con denunciar la falla ante la Policía Nacional y la Guardia Civil por posible “delito de odio” y a que su embajada en Madrid presentara una queja formal al Gobierno, y lo hizo sin haber contactado previamente con la falla, lo que supone un incomprensible, lamentable y gratuito acto de hostilidad. Pero quien os conoció ciruelos…

No encontrarán en la falla o en las páginas de La Publicación ni un atisbo de antisemitismo (lo que sería sorprendente ya que el palestino también es un pueblo semita). Al contrario: el pueblo judío ha dado figuras de estatura mundial muy por encima de su reducido número. Con seguridad la humanidad no sería lo que es sin sus gigantescas aportaciones. De Marx (Karl y los hermanos) a Freud, de Einstein a Kubrick o Allen (bueno, Woody no tanto, creo que me estoy viniendo arriba…).

Invitamos a las fallas y a la comunidades judías, de Valencia y de toda España, a que  apoyen y difundan todas las iniciativas que exigen, por supuesto, la liberación inmediata de los rehenes en manos de Hamas, y también un alto el fuego inmediato, la entrada de alimentos y la retirada del ejército israelí como primer paso. Que suscriban el manifiesto “Hay que parar la guerra”: https://pararlaguerra.es/, apoyen públicamente la labor de Naciones Unidas en Palestina (UNRWA) y comuniquen respetuosamente este posicionamiento de las fallas y la comunidad judía a la embajada de Israel en Madrid.

Fed. de Comunidades Judías de España: https://www.fcje.org/comunidades

Embajada de Israel en Madrid: info@madrid.mfa.gov.il(FBK – Instagram)

COMUNICADO DE LA FALLA ARRANCAPINS INCLUIDO A PIE DE FALLA

Per evitar malentessos

Per a que no hi haja cap dubte sobre què representa la figura que açí s’exhibeix, estem denunciant el genocidi que està duent a terme el govern israelià i el seu exèrcit sobre la població civil palestina, sobre els seus pobles, sobre els camps de refugiades, sobre els hospitals, alguns d’ells d’ONG humanitàries i de l’ONU. Uns atacs que estan deixant la població palestina sense futur (assassinant xiquets i xiquetes de manera sistemàtica), i destruint el seu present (destruint els seus habitatges).

L’odi que a a generar aquesta violència alvatge va a durar varies generacions. No va a haver pau en dècades.

En resum, no critiquem ni la religió jueva ni a la gent que la professa.

Malgrat tot, ens congratula que la comunitat juev faça distincions entre el poble jueu i el que està fent l’Estat israelià en Gaza i Cisjordania, com es pot comprovar per l’errònia interpretació que s’ha fet en veur la nostra figura. De fet, seria molt desitjable que aquesta mateixa comunitat jueva expressés clara i obertament que no aprova aquest genocidi sobre el poble palestí i ho fera arribar a l’embaixadora d’Israel a Madrid.

Probablement, si la comunitat jueva internacional, que està en contra d’aquesta guerra, haguera fet aquest exercici, no estariem on estem. Encara que sembla tard, la comunitat jueva encara podria salvar milers de vides d’infants que res no saben de religions, ni de guerres, ni d’odis, sols són infants, criatures que totes les que formem part de la humanitat estem obligades a cuidar i protegir. És un deure ineludible.

Salut, Pau i Justícia.

Árbol de la falla Arrancapins

(Castellano)

Para evitar malentendidos

Para que no haya ninguna duda sobre qué representa la figura que aquí se exhibe, estamos denunciando el genocidio que está llevando a cabo el gobierno israelí y su ejército sobre la población civil palestina, sobre sus pueblos, sobre los campos de refugiadas, sobre los hospitales, algunos de ellos de ONG humanitarias y de la ONU.

Unos ataques que están dejando a la población palestina sin futuro (asesinando a niños y niñas de manera sistemática), y destruyendo su presente (destruyendo sus viviendas). El odio que a generar esta violencia alvaje va a durar varias generaciones. No va a haber paz en décadas.

En resumen, no criticamos ni a la religión judía ni a la gente que la profesa.

Sin embargo, nos congratula que la comunidad judía haga distinciones entre el pueblo judío y lo que está haciendo el Estado israelí en Gaza y Cisjordania, como se puede comprobar por la errónea interpretación que se ha hecho al ver nuestra figura. De hecho, sería muy deseable que esta misma comunidad judía expresara clara y abiertamente que no aprueba ese genocidio sobre el pueblo palestino y lo hiciera llegar a la embajadora de Israel en Madrid.
Probablemente, si la comunidad judía internacional, que está en contra de esta guerra, hubiera realizado este ejercicio, no estaríamos donde estamos. Aunque parece tarde, la comunidad judía todavía podría salvar miles de vidas de niños que nada saben de religiones, ni de guerras, ni de odios, sólo son niños, criaturas que todas las que formamos parte de la humanidad estamos obligadas a cuidar y proteger. Es un deber ineludible.


Salud, Paz y Justicia