Revolucionando el negocio del turismo en el Cabanyal

¡Nuestra startup Cabanyal Adventure ya “factura” 6 cifras!

BandoleroEste verano la Dirección Territorial de Turismo de Castellón amenazó a una guía no autorizada con una multa de más de medio millón de euros. Su delito: darle una vueltecita por Vilafamés a unos turistas a cambio de unas propinas.

Así que nos preocupamos cuando una pareja de pitufos de la Local detuvo a nuestro guía de Cabanyal Adventure, el Evaristo, en la calle Progreso cuando paseaba “casualmente” junto a un grupo de suecos. Finalmente todo se aclaró en los Juzgados al demostrar que el Risto ni es guía ni ná, ni pretendía mostrar la ciudad a nadie (todo lo contrario), y lo soltaron.

La empresa

Cabanyal Adventure es una nueva empresa startup surgida de las mentes retorcidas de nuestro comando infantil “Querubines y Serafinas” (LP nº 7). Estos pequeños hijoputas se duermen leyendo “El Príncipe” y “El Arte de la guerra”. Nos tienen acojonados, pero sus ideas son muy buenas.

En resumen, el bisness consiste en camuflar como parque temático –al estilo Terra Mítica o Port Aventura– el negocio del secuestro express, de gran éxito en países más avanzados de nuestro entorno como Colombia, México o EEUU.

El target está enfocado al turismo de crucero, que se ha multiplicado exponencialmente en los últimos años. Son de esconomía modesta (mal) pero tienen la ventaja de permanecer en la ciudad solo unas horas (bien).

El modus operandi consiste en suplantar a los guías oficiales y pastorear a los turistas y las turistos en grupos o grupas de cuarenta a sesenta/cuarento a sesento indivíduos e indivíduas, con el pretexto o la pretexta de ofrecerles un tour turístico o tournée turística por Valencia o Valencio (ofrecerlas no, que es “laísmo”). El ganado es conducido y encerrado en alguno de los locales que la empresa okupa en el Cabanyal. Antiguas chatarrerías desalojadas por el Ayuntamiento, por lo que el coste es prácticamente nulo.

No me emocionaba tanto desde que vi la serie “Curro Jiménez”, el Robinjút español. Olaf Gustafsson.

Una vez instalados, se informa a los visitantes que van a asistir a un espectáculo simulado de secuestro (con el par de hostias incluido a quien se pase de listo, para dotarlo de mayor realismo). Disfrutarán de un espectáculo flamenco autóctono en vivo y a un brunch de mortadela con aceitunas y vino peleón aguado con gaseosa desventada, que deberán racionar hasta la noche, ya que será su única comida.

 

Lo mejor fue cuando mi marido se puso farruco y le saltaron dos piños de un sopla-mocos. Y yo venga de reírme. Me meé y tó. Elsa Lindström.

Para los que se quieran llevar un bonito recuerdo del secuestro, se les dará otra somanta palos. Si pierden alguna pieza dental, los tíos del Evaristo se la podrán engarzar por un módico precio en una hermosa cadena de oro, real o ficticio. Y para los que insistan en adquirir souvenirs de la ciudad, podrán comprar un bonito juego de postales de los lugares más emblemáticos: la Lonja, la plaza de toros, las torres de Serranos, la plaza de la Virgen, la “zona cero” del Cabanyal… También podrán adquirir un juego completo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias: el Palau de la Música (con su trencadís desmoronado), el Ágora o “Clòtxina” con sus andamiajes, el “Puente de las flores1”, el de Calatrava, etc. Pack patrocinado por “Andamiajes y chapuzas Peláez”.

El juicio

Tras el juicio contra Cabanyal Adventure, el Evaristo quedó libre al demostrar que no suplantó a guía turistico alguno: su intención fue desde el principio la de secuestrar a los visitantes y pedir un rescate por su liberación, sin llegar a salir del Cabanyal. «Eso es menos delito que servir un arroz con cosas por treinta pavos en Fallas» comentó en el juicio. El gerente de Cabanyal Adventure aportó al juez, además, dos pruebas irrefutables:

Primera prueba, el presupuesto: este mes pasado, sin ir más lejos, atracó (en otro sentido) en Valencia el Symphony of the Seas, el crucero más tocho del mundo, con capacidad para casi 6.000 turistas de una sentada. Organizaron unos 22 grupos de 50 personas de media, en total unos 1.100 turistas (no tienen más bajos disponibles porque el Ayuntamiento no ha desalojado más chatarrerías). Por solo 200 por cabeza, la operación consiguió unos ingresos de 220.000 euracos como soles. Una cantidad razonable por cabeza, para convencer a los turistas de que es mejor pagar que perder el barco y tener que comprar otro billete de vuelta a su país. Poco pero multiplicado por mil da un buen pico.


INGRESOS: 220.000(220 por invitado)
≈40.000(postales, copas, chocolate, etc.)
Total: 260.000

GASTOS: 22 guías (1 por grupo)
66 artistas y cantantes (3 por grupo)
66 vigilantes (3 por local)
22 camareros barra (1 por local
8 otros (joyeros, gerente, coordinación, etc.)
Subtotal: 184 empleados x 900* = 165.600

Comida y bebida: 5.500
Complemento policial: 5.000
Complemento judicial (segunda prueba, que el juez examinó con gran interés): 5.000
Total: 181.100

BENEFICIO: 78.900€ por operación (libres de impuestos).

* El Salario Mínimo Interprofesional de un mes para 2019 en un solo día. ¿como lo veis?


Para ampliar su floreciente negocio, Cabanyal Adventure tiene planeado comprar las plantas baja y primera del futuro rascacielos de la Marina con capacidad para 500 “invitados” más. Por otra parte, diversas asociaciones del Carmen ya han mostrado su interés por este nuevo modelo de negocio para rentabilizar la turistificación galopante que sufre el centro de Valencia.

1 Para los que no lo hayan pillado, es humor negro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *